IX Brigada Internacional de Solidaridad en Cuba

 

 

Trabajo Voluntario en Cuba

IX Brigada Internacional de Solidaridad con Cuba

Una vez mas Argentina fue parte del XI contingente de la Brigada de Solidaridad Primero de Mayo provenientes de naciones de América Latina y el Caribe, Europa, África, Medio Oriente, Asia y Oceanía. Los brigadistas concurrentes de los 35 países invitados participaron de la conmemoración del Día Internacional de los Trabajadores junto al pueblo cubano. La Asociación Mutual de Voluntarios Sociales de la República Argentina, formó parte por primera vez  de la convocatoria nacional y de la comitiva Argentina de estas brigadas internacionales, teniendo ya experiencias en las latinoamericanas.

A su regreso, uno de los voluntarios de la Mutual señalo: “Particularmente viví una experiencia imborrable el día 2 de mayo cuando represente a la delegación argentina en el panel principal del Evento Internacional de Solidaridad en el Palacio de las Convenciones, organizado por la CTC. Tuve la oportunidad de disertar ante 1400 personas la situación política que vive nuestro país a partir de los cambios políticos acontecidos, lo que representa coyunturalmente un avance de la derecha en la política latinoamericana, donde los jóvenes tenemos un papel fundamental en la realidad de nuestra región.”

 

Trabajo Voluntario en Cuba

Declaración final de la Brigada Internacional 1º De Mayo:

Trabajo Voluntario en Cuba

XI Brigada Internacional de Solidaridad con Cuba

Ya regresamos la totalidad de los brigadistas de la delegación Argentina. En total fuimos 215 brigadistas de 35 países de cuatro continentes (Argentina, Brasil, Costa Rica, Colombia, Chile, Bolivia, El Salvador, Perú, Venezuela, Bahamas, Haití, Guyana, Martinica, Suecia, Dinamarca, Grecia, Alemania, Gran Bretaña, Francia, España, Suiza, Turquía, Ucrania, Malta, Islandia, Etiopía, República del Congo, República Democrática del Congo, Senegal, Sudáfrica, Israel, Corea del Sur, Japón, Sri Lanka y del heroico pueblo Palestino)

Fue una experiencia inolvidable y podemos decir que cumplimos con el objetivo, aportamos trabajo físico e intelectual muy importante que fue cuantificado en varias miles de horas de trabajo agrícola por el director del Campamento, compañero Raúl Abreu.

Pero también tenemos que decir que nuestra solidaridad aportada al pueblo cubano fue muy inferior a lo brindado por ellos en buen trato, calidez, contacto directo con máximos dirigentes políticos, intelectuales y profesionales de la Isla y principalmente todas las posibilidades brindadas a relacionarnos directamente con sus habitantes cuyo pico de mayor aprovechamiento fue el intercambio con los CDR (Comité de Defensa de la Revolución).

Cuidaron cada detalle para que nos sintiéramos cómodos y nos cuidaron dándonos un trato de invitados internacionales y esto se notaba en la guardia motorizada que dispusieron cuando nos trasladábamos de una población a otra, de una provincia a otra.

Fueron emociones tras emociones, se nos brindó la posibilidad de contactarnos personalmente con los protagonistas de la revolución, hablamos con dos de los Combatientes del desembarco del Granma (de los 82 quedan 10 con vida, entre ellos Fidel y Raúl), uno de ellos estuvo en la Sierra Maestra los 26 meses. Hablamos con quienes sobrevivieron del intento de copamiento al Moncada; también con siete combatientes que integraron la columna norte y la sur en Las Villas a cargo de Camilo y del Che respectivamente.

No menos emotiva fue la visita al municipio de Yaguajay donde se encuentra el Memorial y la estatua a Camilo, zona donde se libró la batalla de Yaguajay que duró 11 días; lo mismo que la visita en Santa Clara al Mausoleo donde están los restos del Che y sus 39 compañeros que cayeron en Bolivia y también ver el Tren Blindado desparramado como muestra de la violenta lucha hacia el triunfo de la Revolución.

El éxtasis emocional lo tuve el 1º de mayo participando en el desfile del pueblo cubano. Un millón de personas, compactas, incesantemente marchando por casi dos horas; también aquí tuvieron un trato especial con los brigadistas, nos ubicaron el palco oficial muy cerca de las máximas autoridades políticas de la isla.

Lo sustancial fue haber escuchado de miembros del Comité Central, del Buró Político del PC, de la Central de Trabajadores, de dos de los cinco héroes antiterroristas –Fernando y Antonio- y de los brigadistas de cada país una valoración de su situación política y la visión internacional en el marco de las actividades programadas, pero también tuvimos la posibilidad, según el interés personal, aprovechar momentos particulares con cada uno.

Esta experiencia fortalece mis convicciones y compromiso en continuar luchando por un mundo mejor, ya que comprobamos que es posible.

 

Seguir leyendo